Llegamos juntos a la cima del Illimani 6468 metrsos con Eduardo (1)

 

El viento soplaba más de 60 kilómetros por hora, nuestros cuerpos se torcían en la arista cimera que después de 4 horas de dura lucha lográbamos salir, nubes pasaban tapándonos la visibilidad y solamente nuestros cuerpos doblados atinaban a dar un paso tras otro. De pronto aparece la cima, estamos en la arista, emocionado comienzo a correr en busca de la cima porque pensaba que se podía nublar y las ansiadas fotos de cima no estarían con ustedes y en ese instante me doy cuenta que Dios escuchó mis oraciones, se despejó y no había ni una sola nube, saque la cámara y comencé a grabar ese inolvidable momento, la cima del Illimani el guardián de La Paz, la segunda cumbre de nuestro hermoso proyecto 14×6000. Llegué y a mi mente pasaban muchas imágenes y recuerdos del 2001 cuando estuve solo en esta cima y me daban ganas de compartirla con alguien y pensé en mis padres, ahora mi Claudia estaba en campo base esperando la llamada de la radio y mi compañero Eduardo estaba a 3 minutos de llegar a la cima.

Así estaba lña montaña con vientos huracanados antes de comenzar a subir, gracias Dios por la cima.

 

Hablé muy emocionado con mi adorada esposa y le dije que habíamos llegado, que estábamos bien, que el tiempo era bueno para bajar y mis lágrimas comenzaron a salir.
Gracias Dios por escucharnos, por ayudarme a crecer, y porque sinceramente este proyecto no busca la gloría, la fama, más bien quiere enfocarse a compartir este amor por las montañas a la gente del mundo y dejar un mensaje.

Llegando a la arista de la cima doblados pro el viento de 60 kilómetros por hora.

 

No hay una barrera que no se pueda vencer si con esfuerzo, dedicación y amor se lo hace.
Ahora bajamos a La Paz y mañana salimos hacia el Chaupi Orco de 6044 metros para el día martes 1 de julio Dios mediante les contaremos que logramos el tercer seis mil de este hermoso proyecto de conseguir en una sola temporada todos los 14 seis miles.

La D- max llega al campo base del Illimani un camino de 4×4 extremo.

 

Quiero confesarles que personalmente pensaba que lo menos preocupante es el clima, pero ahora es lo más preocupante, y el ejercicio de este proyecto es la entrega a la voluntad divina de Dios.

Gracias a todos por sus mensajes de ánimo y cariño, gracias a mi equipo que me apoya para este proyecto.

Y a mis patrocinadores:
Salud S.A. Chevrolet, y Ministerio del Deporte

A mis colaboradores:
Supermaxi, Adidas, Fundación Romp, Kamex y Continental.

Un abrazo desde los Andes Bolivianos,
Santiago Q